Neumotórax espontáneo (Spontaneous Pneumothorax)

¿Qué es el neumotórax espontáneo?

Un neumotórax espontáneo es la aparición repentina de un pulmón colapsado sin una causa aparente. La acumulación de aire en el espacio al rededor del pulmón hace que el pulmón colapse. Esta acumulación de aire ejerce presión en el pulmón, imposibilitando que éste se expanda como normalmente lo hace cuando el niño respira. En la mayoría de los casos el neumotórax espontáneo, una pequeña bolsa o ampolla llena de aire en el pulmón llamada “bleb” (vesícula pleural), se rompe, causando que el aire se filtre dentro del espacio al rededor del pulmón.

En la mayoría de los casos de neumotórax espontáneo, la causa es desconocida. Los adolescentes masculinos altos y delgados típicamente tienen un riesgo más alto, pero las mujeres también pueden desarrollar esta condición. Otros factores de riesgo incluyen daño traumático al tórax o alguna enfermedad pulmonar conocida, trastornos del tejido conectivo, fumar y actividades tales como bucear, volar y actividades a grandes alturas.

Un neumotórax espontáneo puede ser pequeño o grande. Un neumotórax espontáneo pequeño puede resolverse sin tratamiento alguno, mientras que uno más grande podría necesitar de una intervención

¿Cuáles son las señales y síntomas de un neumotórax espontáneo?

  • Dolor torácico agudo a un lado del pecho, que empeora cuando respira profundo o tose 
  • Falta de la respiración 
  • Opresión en el pecho 
  • Fatiga con facilidad 
  • Frecuencia cardiaca rápida 
  • Aleteo nasal 
  • Retracciones de la caja torácica

¿Cómo se diagnostica un neumotórax espontáneo?

Si el niño repentinamente presenta falta de respiración o dolor de pecho agudo que empeora cuando respira, llévelo a la Sala de Emergencia para que lo evalúen o llame al 911. Para dar un diagnóstico acertado, el equipo médico evaluará los síntomas del niño y le harán un examen físico, en el que se incluye lo siguiente: 

  • Historial: El médico obtendrá el historial médico completo del niño, además evaluará los síntomas que él o ella está experimentando actualmente. Podrían preguntarle cuándo empezaron los síntomas, la severidad del dolor o la falta de respiración y la cantidad de tiempo que esperaron antes de llegar a la Sala de Emergencia. 
  • Examen físico: El médico del niño usará un estetoscopio para escuchar si hay una disminución o ausencia de sonidos respiratorios en el lugar afectado. 
  • Radiografía en el pecho: Esta prueba radiológica mostrará un neumotórax en caso de estar presente.

¿Cuál es el tratamiento del neumotórax espontáneo?

El tratamiento para el neumotórax espontáneo depende de la duración, severidad de los síntomas y tamaño del neumotórax.

A los pacientes que buscan tratamiento para síntomas mínimos o en proceso de resolverse después de más de 24 horas, les harán una radiografía para determinar el tratamiento. Si la imagen solamente revela un neumotórax pequeño, el paciente podría solamente necesitar de oxigeno suplementario y observación en el hospital por un breve periodo de tiempo.

Los pacientes que tienen un neumotórax grande y buscan tratamiento en poco tiempo desde el inicio y presentan síntomas más severos pueden necesitar que les pongan un tubo en el tórax (insertado en el medio de las costillas) para retirar el aire acumulado y hacer que el pulmón vuelva a expandirse. En la mayoría de los casos, la colocación del tubo en el tórax permite que el pulmón vuelva a expandirse completa y rápidamente. La inserción del tubo en el tórax probablemente se haría en la habitación.

Podrían necesitarse sedantes y medicamentos para el dolor antes de que coloquen el tubo para ayudar a calmar al niño y como tratamiento para la molestia. Se hará una pequeña incisión entre las costillas del niño y dentro del espacio que hay entre la capa interna y externa del pulmón. Luego el tubo se pasa usando un cable guía y se hace una sutura para mantenerlo en posición. Después se cubre el área con un vendaje transparente, también conocido con el nombre de Tegaderm. El vendaje se mantendrá puesto hasta que se retire el tubo, éste se reforzará cuando sea necesario.

El tubo en el tórax se puede dejar puesto varios días. Durante ese tiempo, el niño debe permanecer en< el hospital para evaluación continua. Le harán una serie de radiografías para observar el neumotórax y determinar si está mejorando o empeorando.

Algunos pacientes con neumotórax pueden también recibir oxígeno suplementario, lo que puede mejorar los síntomas y ayudar a que le aire alrededor del pulmón se reabsorba más rápido. La tasa de reaparición varía en los estudios hechos, pero puede ocurrir en un tercio de los pacientes.

¿El niño necesitará de cirugía?

Los pacientes con una fuga de aire a pesar de tener el tubo torácico o aquellos con un neumotórax recurrente o bilateral podrían ser candidatos para la cirugía. En algunos casos, el cirujano podría ordenar una tomografía del tórax para evaluar mejor la anatomía del pulmón, pero esto no se necesita en todos los casos.

La operación usualmente se hace como una cirugía torácica asistida por video (VATS, por sus siglas en inglés), en donde se hacen dos o cuatro incisiones pequeñas. Se usa una cámara, para que el cirujano pueda: 

  • Identificar las ampollas (vesículas) responsables por el escape de aire y retirarlas si están presentes. 
  • Eliminar el espacio pleural y minimizar el riesgo de que el pulmón colapse en el futuro.

Después de la cirugía:

Si al niño le hacen una cirugía para tratar el neumotórax espontáneo, tendrá que pasar aproximadamente una hora en la unidad posaguda para la recuperación antes de volver a la unidad pediátrica quirúrgica. Muy probablemente tendrá un tubo torácico durante la operación, el cuál debe de permanecer puesto por algunos días. Después de varios días se retirará el tubo en la habitación después de haberle dado medicamentos para el dolor.

El niño tendrá algo de dolor y recibirá medicamento para éste durante toda su estadía. Inicialmente algunos pacientes necesitan medicamentos para el dolor por vía intravenosa y luego tienen un período de transición hacia los medicamentos orales. El equipo para el manejo del dolor trabajará con el equipo de cirugía y el niño para proveer un control adecuado del dolor.

El niño podría tener incisiones en el pecho cubiertas por unas curitas adhesivas transparentes o gasa. Las curitas adhesivas transparentes, conocidas como steri-strips, se disolverán y caerán de forma natural usualmente en 2 semanas; la gasa se retirará de 48 a 72 horas después de la cirugía.

Cuándo llamar al médico:

Después de que el niño recibe tratamiento para el neumotórax espontáneo, es importante que observe cuidadosamente la salud de él. Llame al médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas: 

  • Fiebre más alta de 101 grados Fahrenheit 
  • Signos de infección en el sitio de las incisiones, que incluyen: enrojecimiento, secreción de color amarillo o verde, sensibilidad, calor al tacto o mal olor 
  • Cualquier otra preocupación 

Si el niño tiene alguna de las siguientes señales o síntomas, tráigalo a la Sala de Emergencia lo más pronto posible para que reciba el tratamiento apropiado: 

  • Dolor de pecho repentino 
  • Falta de respiración o dificultad para respirar 
  • Síntomas parecidos a los que ocurrieron por los que usted buscó atención médica la primera vez

Seguimiento:

Si le hicieron cirugía al niño o recibió tratamiento como paciente interno que requirió de un tubo torácico o terapia con oxígeno para tratar el neumotórax espontáneo, usted necesitará hacer una cita para el seguimiento con el cirujano para dentro de dos a tres semanas después del alta. En algunos casos, le pedirán una radiografía tomada el mismo día de la cita antes de ver al cirujano para evaluar el pulmón y asegurarse que permanece expandido. El consultorio hará todos los arreglos necesarios.