Esplenectomía (Splenectomy)

¿Qué es una esplenectomía? - ¿Cuál es la función del bazo?

Una esplenectomía es una cirugía para extirpar el bazo. El bazo queda en la parte superior del lado izquierdo del abdomen, justo debajo del diafragma. El bazo juega un papel importante en la inmunidad contra las infecciones, y filtra de la sangre sustancias extrañas como los glóbulos sanguíneos desgastados. El bazo también regula el flujo sanguíneo al hígado y almacena los glóbulos sanguíneos. En cualquier momento, casi la tercera parte de la sangre en el cuerpo se encuentra en el bazo.

¿Por qué sería necesaria una esplenectomía?

Una esplenectomía podría ser indicada en niños por una variedad de trastornos. Las enfermedades que con más frecuencia mejoran por una esplenectomía son las enfermedades en las que el bazo consume los glóbulos rojos o plaquetas anormales. Cuando los glóbulos rojos se destruyen de produce la anemia. La esferocitosis hereditaria es una condición en la que los glóbulos rojos tienen una forma esférica anormal, en vez de una forma de disco, y por eso el bazo los reconoce como anormales y los destruye. La esplenectomía generalmente se indica después de los cinco años de edad. Otros trastornos de los glóbulos rojos en los que una esplenectomía es a menudo útil son la beta talasemia y la anemia falciforme.

Cuando se consumen las plaquetas, el proceso de coagulación normal se impide, y puede ocurrir sangrado fácil o espontáneo. La púrpura trombocitopénica idiopática (ITP por sus siglas en inglés) es una enfermedad en la que se forman anticuerpos contra las plaquetas haciendo que el bazo las identifique como anormales, y las destruya. La mayoría de los casos se resuelven por si solos, o con medicamentos. En algunos casos estas medidas no son efectivas y una esplenectomía es necesaria para prevenir sangrados potencialmente mortales que pueden pasar con actividades normales de la niñez.

Los hematólogos pediátricos tratan estos trastornos hasta el momento en que consideran que una esplenectomía sería de beneficio, entonces envían a los niños a nuestro equipo de cirugía. Trabajamos muy de cerca con su hematólogo para ayudarle a Ud. a decidir si el bazo de su hijo se debe extirpar.

¿Cómo se preparan los pacientes para una esplenectomía?

Con la excepción de una ruptura debido a un trauma, la esplenectomía, muy rara vez, es una emergencia. Ésta se puede programar de forma electiva para cuando sea más conveniente para su familia. Su hijo puede vivir sin el bazo; pero puede tener más susceptibilidad a las infecciones. Cuando las inmunizaciones son administradas antes de extirpar el bazo, son más eficaces contra la infección. Antes de esta operacion se deben administrar las vacunas para un grupo de bacteria llamadas “encapsuladas" (Haemophilius Influenzae tipo B, Streptococcus pneumoniae 23-serotipos, y Neisseria meningitidis). Estas vacunas pueden ser administradas por un pediatra o un médico de cuidados primarios.

¿Qué va a pasar en la sala de operaciones?

En muchos casos, el bazo se puede extirpar de una manera mínimamente invasiva, o laparoscópica. Normalmente esto requiere cuatro incisiones pequeñas en el abdomen para poder pasar una cámara pequeña y aparatos quirúrgicos minúsculos en el abdomen. Si el bazo está muy grande, se necesitará agrandar una de las incisiones para sacar el bazo. El bazo se corta de las conexiones al diafragma, colón, y estómago. Además la arteria y la vena esplénica se cortan y se sellan usando una grapadora especial. Puesto que el bazo puede medir hasta diez pulgadas de longitud, para sacarlo por un huequito de media pulgada, éste se entra a una bolsa de plástico fuerte dentro del abdomen y se retira en pedacitos. La capa muscular y la piel del abdomen se cierran usando puntadas absorbibles. La operación se toma aproximadamente dos o tres horas.

A veces la esplenectomía laparoscópica no es posible, como en casos de trauma o debido a factores anatómicos. En esos casos, se hace una incisión (corte) en el abdomen para sacar el bazo entero.

Antes y durante la cirugía el equipo de anestesia suministra el anestésico, fluidos y antibióticos. En ocasiones, los niños con anemia significativa o conteos de plaquetas bajos reciben una transfusión de sangre o de plaquetas para la cirugía dependiendo de los conteos sanguíneos iniciales y de la opinión del equipo.

¿Cómo será la recuperación de mi hijo?

Si la cirugía se hace por laparoscopía, la estadía en el hospital es generalmente de dos a cuatro días. Si la esplenectomía se hizo de una manera “abierta”, la estadía puede ser de hasta una semana. Su hijo recibirá medicamento para el dolor de forma intravenosa hasta que pueda tolerar una dieta regular. Es probable que empiece a comer nuevamente el día después de la cirugía. Su hijo se puede ir a la casa tan pronto pueda comer, beber, y se sienta cómodo tomando por vía oral el medicamento para el dolor. El equipo de Cirugía Pediátrica estará allí para contestar cualquiera pregunta que tenga sobre el progreso de su hijo.

¿A qué debo prestar atención después de la operación?

Durante las primeras dos semanas después de la cirugía, es importante vigilar a su hijo por señales o síntomas de infección, tales como fiebre o enrojecimiento e hinchazón alrededor del sitio quirúrgico. Para el cuidado a largo plazo, usted y su hijo recibirán instrucciones sobre cómo prevenir las infecciones serias. Después de la recuperación de una cirugía, el riesgo principal es una infección aguda de unos organismos encapsulados. Las vacunas administradas antes de la cirugía reducen el riesgo de infección. En los niños mayores de cinco años el riesgo de una infección aguda por estos organismos después de una esplenectomía es menos de 1 en 1000 durante toda la vida. No hay un acuerdo en la comunidad médica sobre los beneficios de tomar antibióticos diariamente después de una esplenectomía. Recomendamos que se tome esta decisión después de hablar con su hematólogo y con nuestro equipo de Cirugía Pediátrica.