Biopsia de los Ganglios Linfáticos (Lymph Node Biopsy)

¿Qué es una biopsia de los ganglios linfáticos?

En una biopsia de los ganglios linfáticos se extrae tejido y se observa bajo un microscopio para ver si existen indicaciones de enfermedad o infección.

Los ganglios linfáticos forman parte del sistema inmunológico y se encuentran al través de todo el cuerpo. Los ganglios linfáticos que se encuentran en el cuello, detrás de los oídos, en las axilas, y los de la ingle son los más fáciles de palpar cuando hay inflamación o sensibilidad. Generalmente cuando estos ganglios están inflamados es indicación de una infección, pero en ciertas ocasiones esta inflamación podría ser causada por una cortada, un rasguño, una picadura de insecto, reacción a algún medicamento, o ciertas clases de tumores.

Ya que es común que los ganglios linfáticos aumenten de tamaño por alguna infección local o algún trauma, la mayoría de ellos no requieren de atención especial. Sin embargo, es recomendable hacer una biopsia si los ganglios linfáticos crecen rápidamente y están acompañados de sensibilidad, fiebre, pérdida de peso, enrojecimiento, o permanecen de mayor tamaño en comparación a los que los rodean.

¿Cómo se realiza una biopsia de los ganglios linfáticos?

Una muestra del ganglio linfático se extrae con una aguja (en algunos casos) bajo sedación ligera, o a través de una biopsia abierta bajo sedación más intensa, o anestesia. En una biopsia abierta (quirúrgica), el cirujano hará una incisión pequeña en la piel y extirpa todo o parte de un ganglio linfático. Si se extirpa más de un ganglio linfático, este tipo de biopsia se conoce como una disección de los ganglios linfáticos. Una biopsia abierta y una disección de los ganglios linfáticos le permiten al médico tomar una muestra más grande. Esto permite que se estudien no solo las células pero una agrupación de células dentro del ganglio linfático. La muestra es entonces analizada bajo un microscopio por un médico especializado (patólogo).

¿Qué pasará en el hospital?

En la mayoría de los casos, una biopsia de los ganglios linfáticos no requiere hospitalización. Por lo general, se considera una cirugía ambulatoria.

¿Cuándo le darán de alta a mi hijo/a?

Su niño se le dará de alta ese mismo día después del procedimiento, una vez que éste despierte de la anestesia en la sala de recuperación.

¿Cómo será la recuperación de mi hijo/a?

Normalmente, los niños pueden volver a sus actividades normales al día siguiente. Es probable que sienta sensibilidad en el área de la biopsia, pero por lo general puede seguir adelante con sus actividades normales, a no ser que el médico haya dado otras instrucciones. Después del procedimiento, el dolor se maneja con medicamentos de venta libre o con una receta del médico si es que el dolor es más agudo. En algunos casos, al paciente se le recomienda tomar algún antibiótico. Si se drena un absceso del ganglio linfático, se harán arreglos para el cambio de vendajes diariamente en la clínica o por servicios de enfermería en el hogar.

¿De qué debo estar pendiente después del procedimiento?

El sitio de la biopsia puede quedar adolorido por unos cuantos días después del examen. Después de una biopsia abierta, el dolor es ligero y se puede controlar fácilmente con medicamento para el dolor de venta libre como el Tylenol o Motrin. Es posible que note moretones o flujo por unos cuantos días. La herida debe sanar entre 10-14 días. Durante el tiempo de recuperación, evite cualquier tipo de ejercicio intenso o levantar objetos pesados.

Otras cosas para tomar en cuenta en el sitio de la biopsia: 

  • Sangrado 
  • Infección (en casos raros, la herida se puede infectar, y podría necesitar antibióticos). 
  • Lesión de un nervio si es que la biopsia se realiza cerca de los nervios (el adormecimiento normalmente desaparece después de unos cuantos meses).

Seguimiento

Si es necesario, se recomendaría ir a la clínica de cirugía pediátrica dentro de 1-2 semanas. Por favor llame al 203-785-2701 para programar su cita.